Más de 2500 niños cubanos beneficiados por la cardiología intervencionista

williamsoler_cubaenfotos_bloguea_cu

Amplifícalo–Aunque el cateterismo cardíaco se empleaba inicialmente como exclusivo método de diagnóstico, cada día gana más terreno su uso intervencionista como primera elección y aumenta el número de cardiopatías que se tratan a través de esta práctica. Así lo ha hecho saber el Dr. Juan Carlos Ramiro Novoa, director del del Departamento de hemodinámica del Hospital Pediátrico William Soler en entrevista concedida a la AIN.

En Cuba, la cardiología intervencionista se aplica desde 1988. Fruto de esto más de dos mil quinientos niños de todo el país, incluidos neonatos y lactantes, han sido atendidos en el cardiocentro pediátrico del referido hospital habanero. Los resultados, al nivel de los de centros internacionales del primer mundo, comportan bajas complicaciones letales y no letales y hablan de una alta seguridad en los protocolos y procedimientos empleados.

Algunas de las patologías que se tratan con este procedimiento son: estenosis de ramas pulmonares, defectos septales del tipo interauricular e interventricular, valvulopatías pulmonar y aórtica, coartaciones de la aorta, entre otras.

 Todos los pacientes intervenidos quirúrgicamente en el cardiocentro pediátrico del Wiliam Soler son posteriormente rehabilitados en un centro específicamente diseñado para ello, con programas que pretenden dotarlos de las condiciones idóneas para su futura inserción en la sociedad.

Según informan algunos medios cubanos, aunque estos procedimientos no suponen cargo alguno para pacientes o familiares, pues tanto las intervenciones como los procedimientos al margen son completamente gratuitos, cada intervención de este tipo supone entre 10 y 12 mil dólares de gasto para el país, pues tan solo los dispositivos de cierre endovascular -stent- tienen un precio de entre tres y cuatro mil dólares.

El centro de referencia pediátrica y rector del Programa Nacional de Atención al Niño Cardiópata continúa, por su parte, mejorando su equipamiento para adaptarlo a las más novedosas técnicas y prácticas en la detección y tratamiento de estas enfermedades. Recientemente adquirió un equipo de hemodinámica por un valor aproximado de dos millones de dólares y se espera adquiera próximamente otro de resonancia.

(Foto tomada de Internet)

Fuente:CiberCuba

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *