Método nuevo mejora atención de pacientes con apoplejía

Unidos-

Expertos en atención de apoplejía dieron a conocer un importante avance: cánulas similares a las usadas para destapar arterias cogestionadas también pueden usarse para retirar coágulos del cerebro, lo que reduce el riesgo de que un paciente quede impedido de valerse por sí mismo.

Los pacientes sometidos a esta terapia tienen más posibilidades de sobrevivir y vivir de manera independiente a tres meses de haber sufrido una apoplejía, informaron doctores el miércoles en la conferencia de la Asociación Estadounidense de Apoplejía, realizada en Nashville. El tratamiento fue tan exitoso que tres estudios para analizar sus resultados se detuvieron antes de su término para que pudiera ofrecerse a otros pacientes. Un estudio también halló que la cantidad de sobrevivientes se duplica entre los que reciben este tratamiento.

“Este es un avance de una vez en la vida en el tratamiento de la apoplejía”, dijo el responsable de uno de los estudios, el doctor Jeffrey Saver, jefe de apoplejía en la Universidad de California en Los Ángeles.

Un especialista independiente, el doctor Lee Schwamm del hospital general de Massachusetts, dijo que se trata de “un punto de inflexión”. Para muchos pacientes es la diferencia entre volver a casa y no hacerlo” aunque aceptó que la terapia no puede ofrecerse a todos.

La atención a este mal necesita “cambiar completamente” para que el tratamiento pueda estar disponible a más personas, dijo el doctor Walter Koroshetz, director en funciones del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos y Apoplejía.

“Esto ha puesto a la terapia de ataques cerebrales en el mismo punto donde se encuentra la de ataques cardiacos”, dijo.

La mayoría de los 800.000 derrames cerebrales que registran pacientes en Estados Unidos anualmente son provocados por coágulos en el cerebro. El tratamiento usual es la aplicación de un medicamento llamado tPA, que disuelve el coágulo. Cuando eso no funciona lo doctores llegan a usar dispositivos que viajan a través de los vasos sanguíneos para desalojar el coágulo pero muchos estudios han mostrado que esa práctica no funciona.

No obstante, dispositivos más modernos, elaborados con malla de metal, llamados cánulas recuperadoras, abren una arteria con más velocidad y causan menos daños al vaso sanguíneo. A diferencia de los usados en el corazón, que se quedan en la arteria para abrirla, los del cerebro aplanan el coágulo, lo atenazan y lo retiran al sacarlas.

Algunas personas han mostrado avances impresionantes: Don Sadoway, profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, se encontraba almorzando el 23 de diciembre de 2012 y súbitamente quedó incapacitada para hablar o moverse.

Los doctores en el hospital general de Massachusetts le administraron tPA pero no funcionó por lo que lo trataron con la cánula fabricada por la empresa Solitaire.

“Dos horas más tarde estaba sentado, hablando con mis hijos”, dijo Sadoway, quien se ha recuperado y sólo tiene problemas menores con la memoria y ciertas habilidades motrices.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *