El presidente Barack Obama pide mayor poder de guerra para combatir a ISIS

barack_Obama

Ante el avance cada vez más violento del grupo Estado Islámico, conocido como ISIS, el presidente Barack Obama pidió al Congreso nuevos poderes de guerra que autorizarían formalmente el uso de fuerza contra la milicia yihadista, ya que supone una amenaza no sólo para Irak, Siria y sus vecinos, sino también para la seguridad nacional de Estados Unidos.

El mandatario estadounidense envió este miércoles una carta a los legisladores en la que pide que aprueben una legislación que autorizaría formalmente el uso de fuerzas militares contra el ISIS en Irak y Siria. Así, tendría permiso para continuar la lucha contra el grupo yihadista sobre una base legal más sólida. El presidente busca con este pedido “mostrar al mundo que estamos unidos en nuestra determinación para contrarrestar el poder del Estado Islámico”.

Obama pide poderes bélicos por tres años para luchar contra el ISIS. Este permiso sería, sin embargo, limitado, ya que “no autorizaría operaciones de combate terrestre a largo plazo y gran escala como las que nuestro país ha realizado en Irak y en Afganistán”, aclaró. Además, el presidente deberá informar al Congreso cada seis meses.

“El llamado Estado Islámico de Irak y del Levante es una amenaza para la gente y la estabilidad de Irak, Siria y el Medio Oriente y la seguridad nacional de Estados Unidos”, justificó Obama en su carta.

Por la tarde, en un discurso en la Casa Blanca, el mandatario afirmó, enfático, que “la coalición contra Estado Islámico está al ataque y los milicianos yihadistas perderán”.

También afirmó que Estados Unidos “no se involucrará en una nueva intervención terrestre de envergadura en Oriente Medio”, pero que no dudará en desplegar fuerzas especiales contra el ISIS si fuera necesario. “Nuestra alianza es fuerte, nuestra intención es justa y nuestra misión será exitosa”, aseguró.

En el texto presentado al Congreso, Obama destacó el papel de las “fuerzas locales” de los países donde se combata al ISIS, que “deben desplegarse para llevar a cabo” las operaciones de combate terrestre, tal y como ha ocurrido hasta ahora en Irak y Siria.

El jefe de la Casa Blanca recordó que el ISIS es responsable de la muerte de cuatro rehenes estadounidenses: James Foley, Steven Sotloff, Abdul-Rahman Peter Kassig y Kayla Mueller.

Las fuerzas militares de EE.UU. llevaron a cabo ataques aéreos contra el ISIS en Irak y Siria desde agosto, en base a la Resolución de Poderes de Guerra conjunta para autorizar el uso de la fuerza militar, que el Congreso autorizó tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 y antes de la invasión de Irak en 2003.

Obama considera que la autorización del Congreso ofrecería “flexibilidad para realizar operaciones de combate terrestres”, pero que éstas serían limitadas. Cita como ejemplo operaciones de rescate de personal estadounidense o de los aliados, tareas de espionaje o el uso de fuerzas especiales en acciones militares contra líderes del ISIS.

Si bien los actuales ataques aéreos de la coalición internacional que encabeza Washington están centrados en Irak y en Siria, las tropas estadounidenses podrán ir más allá de esos territorios si así lo requieren las circunstancias. De hecho, el ISIS ha extendido sus tentáculos a zonas de Egipto (Sinaí), el este de Libia y Pakistán.

Con las elecciones presidenciales de 2016 en la mira y los duros argumentos contra guerras pasadas en la memoria política de EE.UU., Obama dejó claro que la solicitud no será una secuela de los combates en Irak o Afganistán, iniciados por su antecesor, George W. Bush.

Aún no está claro cuándo podría el Congreso pronunciarse sobre el tema. Mientras muchos legisladores de la oposición republicana –que son mayoría en ambas Cámaras– apoyan la idea, varios demócratas se oponen a una nueva intervención militar en Irak y Siria. Se espera un apasionado debate.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *